¿Qué tiene Active Campaign que tanto enamora? Comparativa con Mailchimp

¿Qué tiene Active Campaign que tanto enamora? Comparación con Mailchimp y Mailrelay

More...

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

A estas alturas, posiblemente ya sabrás la importancia del email marketing.

Se lo has oído decir hasta a tu abuela, mientras jugaba al dominó contigo.

Y dentro de esta gran afirmación sabes que tienes que mimar a tus suscriptores. No basta solo con enviarles un Lead Magnet y de vez en cuando una newsletter para contarles sobre tu vida y las novedades relacionadas con tu blog o negocio.

No.

Definitivamente tienes que enviarles toda una serie de autoresponders donde le hables de ti, les des la bienvenida, le aportas valor para ayudarle, etc.

Ten en cuenta que estás hablando con personas reales, aunque no te lo parezca. Piénsalo, detrás de esos correos que se suscriben a tu lista hay personas de carne y hueso. Tienen un corazón que bombea sangre a todo su cuerpo, y unas emociones en su mente.

Así que trátalas como tal.

Como hay muchísimas herramientas de email marketing, vamos a comparar Active Campaign con otras 2 muy utilizadas: Mailchimp y Mailrelay.

Que conste que estoy enamorada de Active Campaign. Es la herramienta que uso y con la que trabajo durante horas hoy en día.

Pero sé que tiene fallos y no tengo reparo en contarlos.

He usado las otras herramientas, pero sobre todo he leído mucho sobre ellas y he buscado muchas opiniones de usuarios sobre éstas, para evitar que este post se base unilateralmente en mi experiencia y opinión.

¿Preparado?

Descubre cómo convertir más gracias a la magia del Copywriting y los embudos de venta

Aceptar los Términos y Condiciones


Responsable: Mila Coco Pérez, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign suscrita al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos. Puedes consultar más información acerca de tu privacidad aquí (Linkear aquí con las políticas de privacidad)

1. Usabilidad

Active Campaign:

Aunque a simple vista pueda parecer complicada al ser tan completa, Active Campaign tiene un 10 en usabilidad.

Y no lo digo yo, lo comentan una y otra vez los usuarios que la utilizan.

La definen como una plataforma muy usable y pensada para el usuario.

La interfaz es muy intuitiva y está muy bien diseñada.

Hay reviews que hasta dicen que es de las únicas herramientas de email marketing que no necesitan casi un entrenamiento para poder empezar a usarla.

Yo no iría tan lejos. Pero si no es la primera vez que usas una de estas plataformas, Active Campaign te va a resultar muy fácil de utilizar.

"Fácil de usar y aunque no lo encuentres fácil, ¡no temas! Su servicio de soporte es increíble, se dejan la piel para asegurarse de que te sientas cómodo con su producto. Las automatizaciones son VISUALES -esto era un must para mí, pues puedes literalmente ver el flujo de trabajo y esto hace de su creación algo muy simple.

Tiene un diseño de email drag and drop. Tuve una experiencia terrible con otra aplicación de email marketing que solo usaba HTML. Odiaba esa aplicación. Me encanta Active Campaign porque puedo crear fácilmente emails preciosos sin tener que aprender lenguajes de programación. ¡Soy un marketero, no un informático!"

Pero tampoco hay que engañarse, en cuanto empieces a usar la herramienta para crear automatizaciones mucho más complejas y sofisticadas, hay muchos elementos a tener en cuenta, y eso no resulta tan fácil.

Si te fijas, desde que entras por primera vez en la interfaz de Active Campaign, ya desde la pantalla de inicio te sale una especie de barrita donde te pone las tareas que tienes que ir completando para tener tu cuenta a punto.

Al hacer click en cada uno de estos elementos, te llevará a la pantalla correspondiente. Por ejemplo si se refiere a crear una lista, te llevará a la ventana de listas para que crees una nueva.

Además cuando entras en Active Campaign no estás solo. Hay diferentes indicadores y mensajes que te ayudan a crear automatizaciones.

Una queja común para usuarios de automatización de marketing es que las herramientas son difíciles, de tal manera que al final muchas de las opciones por las que están pagando no las llegan ni a usar.

Active Campagin es la excepción frente a esta norma.

En cuanto entras a crear una automatización, te salen ventanas emergentes para guiarte paso a paso lo que tienes que hacer al crear una desde 0.

Desde preguntarte cómo quieres activar la automatización:

Hasta qué elementos quieres poner dentro de ésta:

Los disparadores de automatizaciones son muy comprensibles y permiten una gran personalización por parte del usuario. Además se adaptan a múltiples situaciones y eventos.

Por otra parte Active Campaign tiene un editor de emails de drag and drop muy completo y sencillo de usar.

Pero aunque haya declarado mi amor por Active Campaign, éste no es perfecto ni mucho menos.

Aquí van 3 cosas que yo mejoraría de la herramienta.

La herramienta funciona en gran parte en inglés.

Aunque puedes traducir tu cuenta al español, muchos elementos simplemente te siguen apareciendo en inglés, sobre todo en la ventana de condicionales. Así puedes encontrarte con frases como “Has ended an automatization”, en vez de “Ha terminado una automatización”.

La información y los artículos del centro de soporte están también en inglés.

Puedes encontrar a gente que habla español en el chat en vivo, pero la mayoría de personas que trabajan para soporte son de habla inglesa. Y por tanto cuando tienes un problema, lo más rápido es escribir un mensaje en ese idioma.

Si sabes algo de inglés no vas a tener problema, pero si no tienes ni idea, esto puede dificultarte las cosas.

Otro punto en contra es que los formularios tienen un diseño muy simple, a no ser que uses una herramienta exterior como Thrive leads, éstos no quedan nada bien en tu web.

El último “pero” que le pongo a Active Campaign es que tiene muy pocas posibilidades de personalización de la pantalla de inicio.

Mailchimp:

Ten en cuenta que tanto Mailchimp como Mailrelay son herramientas pensadas para personas que van a hacer un uso bastante más básico del email marketing.

Así que la interfaz de Mailchimp es muy buena. El diseño está muy cuidado, es muy simple y amigable.

Yo empecé desde 0 a usar Mailchimp (de hecho fue la primera plataforma que usé cuando no tenía ni idea) y con visualizar un tutorial básico de 20 minutos ya me manejaba sólidamente por la interfaz.

Cuenta además con un editor de drag and drop y multitud de plantillas personalizables.

Mailrelay:

La interfaz es práctica, pero quizás  un poco desfasada en cuanto a diseño.

Aún así, la herramienta es española, por lo que aquí no tendrás problemas de idioma. Todo está correctamente traducido al español y hay soporte en este idioma. Además éste es muy bueno, pues tiene una puntuación muy alta.

Si te vas a comentarios de opiniones de usuarios de Mailrelay sobre su usabilidad, puedes encontrar de todo, pero por norma general son muy positivas.

Además lo utilizan empresas como Cadena Ser o Mediaset. Vamos, que no es una plataforma que acaba de iniciarse en esto.

Por otro lado, algunas integraciones con otras herramientas básicas como aquellas con plugins para crear formularios o captación de leads no son quizás las más amigables para usuarios novatos.

Tampoco tiene drag and drop para crear newsletters, ni la opción de CRM.

2. Automatizaciones y segmentación

¿Qué es una automatización?

Como su nombre indica, consiste en crear una estructura que automatice toda una serie de procesos sin que tú tengas que estar detrás. Por ejemplo el envío de una serie de emails en piloto automático cuando un contacto se suscribe por primera vez a tu blog o newsletter.

¿Para qué sirve segmentar?

Segmentar suscriptores sirve para separar a tus contactos por intereses y comportamientos (si son clientes por ejemplo) y así poder enviarles correos personalizados que sabes que a ellos les van a interesar.

Active Campaign:

Aquí Active Campaign sí que gana por goleada.

Las posibilidades con esta herramienta son casi ilimitadas.

Solo algunas herramientas como Infusionsoft o Converkit se asemejan a Active Campagin con respecto a la potencia en automatizaciones y personalización avanzada de los mensajes.

El flujo de trabajo de las automatizaciones es muy sencillo de entender y utilizar. Con un constructor de drag and drop, o mediante una ventana emergente puedes crear fácilmente sofisticadas secuencias automatizadas de correos.

Pero además puedes tratar a tus contactos de manera diferente según sus intereses y comportamientos frente a los correos que les envías.

Así puedes aumentar el engagement (compromiso en español) de tus suscriptores, enviándoles solo contenido relevante para ellos.

Tienes una gran cantidad de opciones disponibles para activar una automatización, y que se asemejan a muchas situaciones y comportamientos reales. Desde suscribirse a una lista, enviar un formulario de suscripción, o visitar una determinada página web tuya.

Como te he dicho antes, puedes automatizar hasta el más mínimo detalle en Active Campaign. Puedes llevar al usuario desde una punta a la otra según los clicks que haga, las aperturas, las etiquetas que tenga, etc. Vaya, que puedes personalizar al 100% la experiencia de tus suscriptores.

Un gran ejemplo es el envío de correos basados en las acciones de tus usuarios con tus campañas o con tu página web. Es decir, puedes segmentar a tus suscriptores según la interacción que tienen con los correos que les envías o las páginas que visita de tu web.

Imagínate que alguien visita tu página de ventas, pero no acaba comprando. Podrías meter a ese usuario dentro de una automatización, etiquetarlo como “interesado producto X” y además enviarle un correo respondiendo a sus objeciones de compra.

¿Suena interesante?

También puedes segmentar muchísimo con tus campañas (newsletters). Dentro del mismo correo puedes incluso decidir que un trozo del mensaje lo reciban solo aquellos suscriptores que vivan por ejemplo en Madrid.

Ponte en la situación de que vas a hacer una pequeña quedada con tus suscriptores en Madrid y solo quieres que lo reciban los contactos residentes allí. Con Active Campaign lo puedes hacer con apenas unos cuantos clicks.

Como puedes ver, es sin duda una herramienta muy flexible para usuarios avanzados.

Mailchimp:

A pesar de ser una de las plataformas de email marketing más conocidas a nivel mundial, no lo es por las posibilidades de sus automatizaciones.

Puedes automatizar algunas cosas con la cuenta gratuita, pero en cuanto te sales de lo básico se te queda corta. En especial cuando quieres segmentar mucho a tus suscriptores y llevarlos a un sitio u otro de tu embudo según su comportamiento, o cuando quieres usar varias listas simultáneas.

Aún así, he de decir que se están poniendo bastante las pilas en cuanto a las posibilidades de sus automatizaciones. Por lo menos así están haciendo gala de ello en sus anuncios publicitarios que ya he visto varias veces en Instagram. Hablan incluso de que Mailchimp puede ser tu segundo cerebro…


Ahora incluso con la cuenta gratuita puedes crear autoresponders lineales y crear pequeñas automatizaciones según la actividad de tus suscriptores, o de los clientes de tu tienda online.

Mailrelay:

Le pasa como a Mailchimp.

Hay que tener en cuenta que esta herramienta tiene un perfil mucho más básico en cuanto a las automatizaciones si lo comparamos con Active Campaign.

A pesar de que puedas usar autoresponders, cuando requieres de acciones un poco más avanzadas se quedan cortos.

¿Por qué? Pues porque puedes crear solo secuencias de autoresponders lineales y no puedes crear condicionales ni puedes tener en cuenta las acciones y comportamientos del usuario.

Tampoco puedes segmentar de manera automática a los usuarios. Si quieres segmentar a suscriptores que hacen click en un enlace y meterlos en una lista o ponerles una determinada etiqueta, lo tendrías que hacer uno por uno y manualmente.

Imagínate que envías a tus suscriptores un email preguntándoles que sobre qué temática quieren recibir correos. Les das 2 opciones: Tenis o voleibol.

Así los que hagan click en tenis se les pondrá una etiqueta “interesado en tenis” y aquellos que pulsen en voleibol portarán la etiqueta “interesado en voleibol”.

De esta forma ya sabes qué tipo de contenido quieren recibir tus contactos.

Pero con Mailrelay esto no es posible. Tendrías que ir poniendo manualmente a los contactos la etiqueta. Una tarea imposible si tienes más de 20 suscriptores.

3. Integraciones

Active Campaign:

En cuanto a integraciones, Active Campaign tiene multitud de integraciones con otras aplicaciones y servicios. Desde aplicaciones de contabilidad, CRM, pasando por analítica y generación de leads.


Mailchimp:

Mailchimp también tiene muchísimas integraciones, al igual que Active Campaign.

Aquí podrás ver todas las integraciones que tiene con otras plataformas.


Mailrelay:

Aquí es donde Mailrelay falla.

Tiene muy pocas integraciones si lo comparamos con las dos herramientas anteriores.

No se puede integrar con redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram, ni con aplicaciones como Shopify, Zapier, Woocomerce o Slack.

4. Precio

Active Campaign:

Active Campaign no tiene versión gratuita, a diferencia de las otras 2 herramientas de email marketing.

Hay diferentes planes de precios que varían tanto por número de suscriptores como por tipo de plan. Existe el plan básico (llamado Lite), que por solo 9 dólares al mes puedes operar con 500 contactos (el precio va subiendo conforme más contactos tengas). Pero también tienes las cuentas Plus, Profesional y de Empresas.

Hasta 500 suscriptores con la cuenta Lite tienes:

  • Email Marketing
  • Envío de newsletters
  • Automatizaciónes
  • Chat y soporte por email
  • Hasta 3 usuarios por cuenta


Mailchimp:

¿Te has enamorado de la cuenta gratuita de Mailchimp?

Déjame quitarte las ganas de contratarla.

Aunque parezca mentira, proveedores como Mailchimp y Aweber te están costando el doble de dinero.

Digamos que tienes una lista de 1.000 suscriptores y que tienes a 300 de ellos en 3 listas diferentes y simultáneamente. Por ejemplo, están en la lista general de Suscriptores, en la lista de Clientes y en la lista de Interesados producto X.

Aunque sea la misma persona, Mailchimp no te lo va a contar como 1 solo suscriptor, sino como 3 personas diferentes por estar en 3 listas distintas. Y por tanto también te cobrará por 3.

Si eres cliente de Mailchimp o Aweber probablemente te haya dolido leer esto...

Con Active Campaign y Mailrelay esto no pasa. Solo pagas una vez por suscriptor, independientemente de en cuántas listas se encuentre.

Ya lo advertía también Alex Novás en este post.

Pero además, si vamos comparando el precio con suscriptores frente a Active Campaign, Mailchimp sigue saliendo más cara.

Por eso si quieres una cuenta gratuita para empezar a testar y a iniciarte, te recomiendo que uses Mailrelay.


Mailrelay:

Mailrelay te da la oportunidad de crear una cuenta gratuita de hasta 15.000 suscriptores y con todas las prestaciones disponibles. Puedes mandar hasta 75.000 emails al mes.

Una vez que sobrepases este número ya tendrás que pagar mensualmente según el número de contactos que tengas.

Conclusión

Como puedes ver, las tres son herramientas muy asequibles incluso si estás empezando y tienes pocos suscriptores.

De hecho, cuantos más tengas, más se encarece el precio.

¿Cuál elijo? Me preguntarás.

Bien, todo depende del uso que le vayas a dar y de tus necesidades.

Si necesitas algo muy básico, no quieres meterte en automatizaciones complejas y quieres empezar a probar, yo te aconsejo Mailrelay. Es una herramienta excelente.

Si vas más en serio y crees que vas a darle mucho uso a las automatizaciones, te recomendaría usar al 100% Active Campaign. Ya te la he estado destripando, y has visto lo genial que es.

Aunque parezca que odio a Mailchimp, no es así. Le tengo bastante cariño porque fue la primera que empecé a usar, y la verdad ha habido muchas mejoras en la herramienta últimamente. Me gusta el tono de los mensajes de marketing de la propia empresa y la atención al cliente en mi caso fue muy buena.

Pero el simple hecho de que te cobre por 2 el mismo suscriptor cuando lo tienes en 2 diferentes listas es algo que yo no entiendo. Por eso mismo, yo no te recomendaría una cuenta de pago en Mailchimp. Porque meter a un suscriptor en dos listas diferentes (puede ser suscriptor pero a la vez cliente, ¿no?) es algo que harás muy frecuentemente.

Y tú, ¿con cuál te quedas?

Si ya estás funcionando con una, ¿cuál usas?

Haz click aquí para dejar un comentario abajo

Milena - diciembre 20, 2017

Clarísimo post! REVELADOR. Aún no uso ninguno, pero echaré mano de esto nuevamente cuando tenga que decidir cuál comprar. Por cierto, me encantó tu iniciativa de ayudar a ONG’s en tu mail. BRAVO!! Felices fiestas para ti también 🙂

Reply
    Mila Coco - diciembre 21, 2017

    Hola Milena,
    Qué alegría verte por aquí 🙂
    Claro, si vas a empezar a usar alguna herramienta y tienes dudas, me puedes preguntar tanto por aquí como por Slack.

    No sabes lo que me alegro de que me lo digas, porque a veces pienso que soy una pesada con el tema de las ONG. Te lo agradezco mucho.

    ¡Felices fiestas! Seguimos en contacto.
    Un abrazo

    Reply
Ana Maria Vassallo - septiembre 12, 2018

Muchas gracias por tu información, me resultó muy útil y me ayudó a decidirme.

Reply
    Mila Coco - octubre 1, 2018

    Gracias a ti Ana María. 😉
    Me alegro de que te haya servido la información.
    ¡Un saludo!

    Reply
Deja un comentario