hello world!
¿Eres una persona de números?

¿De esas que han hecho un extraño pacto con el diablo y les gustan las matemáticas?

Ufff.

Yo no soy para nada aficionada a los números, pero sí que conozco un poco el sector del trading y la inversión.

He trabajado con varios clientes y entre una cosa y otra he ido pillando ideas (ojo: ideas, no números).


Bien, pues el último cliente con el que he trabajado es Carlos Galán.


No sé si lo conoces, pero el tipo es grande.

Tiene un libro que es bestseller, acaba de publicar varios capítulos en el libro de Napoleon Hill, y compró su primera acción con 15 años.

💁‍♀️

Nada, lo típico que hacer a esas edades.

¿Verdad?

Pues hace cosa de unos meses, empezamos a hablar y cerramos un acuerdo para trabajar juntos.

Él necesitaba un trabajo de copy para su marca.

Y una de las cosas que necesitaba, era una secuencia de emails para los nuevos suscriptores que le iban llegando.

Así que después de trazarle una estrategia, decidí que la secuencia de emails que le iba a hacer era la de Declaración de Intenciones (un secuencia que yo misma he desarrollado y sobre la cual en breves voy a sacar una masterclass de pago. Yo ya voy avisando).

¿Qué fue lo que pasó?

Pues que cuando me puse a investigar en profundidad su nicho, me di cuenta de que había que reforzar algunos puntos del copy con mayor intensidad.

Como mínimo, mínimo…

… Necesitaba meter un email más dentro de esa secuencia, tan solo para abordar una objeción muy gorda que tenía su público.

Era tan importante esa objeción, que necesitaba todo un correo para derribarla.

Y oye, no te vengo a hablar de resultados (ni de mi libro).

Acabo de finalizar la secuencia de emails y no está ni siquiera implementada.

Lo que quiero es hablarte del proceso de pensamiento que hay detrás. Porque aunque te parezca que no, el copy tiene estrategia detrás.


¿Estrategia?

¡¿El copy?! 😱


Pues sí, porque yo no te digo alegremente:

—Hala, vamos a hacer esta secuencia de emails y esta landing.

Porque a mí me rote, o porque yo lo diga.

Lo hago porque ya he pensado de antemano una estrategia para llegar a los objetivos planteados.

Lo hago porque según tu producto, tu público y la competencia, lo ideal es abordar el mensaje de ventas así y asao, y hacerlo de esta manera.

Quiero decirte:

Tú me llegas a la reunión.
Yo te analizo lo que me dices.
Pienso.
Pongo a trabajar mis neuronas.
Pregunto.
Vuelvo a pensar.
Y después te trazo una estrategia específica para tu caso concreto.

Es la única forma que yo he encontrado para ayudarte a vender más sin que vayas tirando el dinero por el camino, o para no parecerte a tu competencia.


****
(Por cierto, si ves a un copywriter que dice que es capaz de “enamorar con las palabras y ayudar a que tu negocio enamore también”, y esas tonterías, porfa no le hagas caso.
Ya hay otros 3.800 copywriters que dicen exactamente lo mismo, y si ni ellos pueden diferenciarse de su propia competencia, ¿cómo lo van a conseguir contigo? De nada por el consejo).
****


Esta forma de trabajar es la que ha hecho que Carlos me diga esto, sin ni siquiera haber puesto a funcionar el copy que le he escrito:


¿Y sabes qué?

Que querer generalizar las cosas para cualquier negocio y cliente, es como querer que una talla de pantalón 34 le entre a todo el mundo.

Y perdona, pero mi culo no cabe en una 34 (y probablemente el tuyo tampoco).

Por eso yo le dedico tanto tiempo y mimo a encontrar la talla y el corte perfecto, e incluso rectifico sobre la marcha cuando me doy cuenta de que hay puntos en los que hay que incidir en el mensaje de venta.

Tú sabes…

Hay veces que cortas el bajo del pantalón y te das cuenta de que hay que cortarlo todavía más una vez que lo llevas ya puesto.

Así que si todo esto te suena bien, sigue leyendo.

Acompáñame unas líneas más, porque te cuento todo esto por una razón muy simple:

Estoy abriendo la agenda de servicios de 2022, que viene cargadita de emoción. Te dejo los detalles aquí:


¿Cómo trabajo?

1 a 1.

Es decir, personalizado (tanto servicios de copywriting, como contenidos).


¿Cómo es el proceso?

Tienes que leer el texto que viene aquí y después rellenar este formulario.
Nos reunimos y me cuentas tu caso.
Si me encaja, te hago una propuesta.
Cerramos el trato y nos ponemos a trabajar.


¿Cuáles son los requisitos?

-No querer el trabajo para YA. Somos adultos y no sé a ti, pero a mí las prisas no me gustan.
-No creer en píldoras mágicas y entender que esto es un trabajo a medio y largo plazo.
-Tener presupuesto para poder pagarme. ¿Has leído la parte de que esto es 1 a 1? Pues con eso ya te puedes hacer a la idea de que mis tarifas no son las de un copywriter normal que te hace las cosas cortadas a patrón de talla 34. Ni tampoco las de un copywriter que te dice que “enamora con sus palabras” y tiene menos personalidad y calle que una canica transparente.

Si cumples con los requisitos, pulsa aquí y rellena este formulario. 

Mila
© 2022 Mila Coco
Desarrollo por MKTN
Desarrollo personalizado de sitios web, escuelas y membresías, clic para saber cómo.
Mila Coco | Copywriting y Funnels linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram